Fibra de plástico en para redes domésticas

Wi-Fi, como tecnología para redes domésticas, posee grandes ventajas al eliminar la necesidad de cables para establecer un enlace. La ausencia de cableado en este tipo de redes permite el uso de dispositivos móviles en todo el hogar sin los costes adicionales ni las interferencias de la infraestructura de cable.

Esta ausencia de cableado, que supone el mayor beneficio de Wi-Fi sobre alternativas basadas en cable, explica su tremendo éxito en redes domésticas. Sin embargo, como Wi-Fi es un medio de comunicación compartido que debe ser utilizado por múltiples usuarios, se ve afectado fácilmente por el entorno y puede causar problemas de salud. Además, parece claro que las restricciones irán aumentando a pesar de los esfuerzos tecnológicos.

Siga leyendo este artículo divulgativo escrito por los especialistas de la compañía española KDPOF desde este link y comprenda el valor añadido de usar fibra óptica plástica (POF), junto a Wi-Fi, a la hora de crear redes domésticas óptimas, con especial atención a las desventajas de instalaciones “sólo Wi-Fi”.