Inicio SAIs SAI trifásicos de doble conversión

SAI trifásicos de doble conversión

246
0

SAI trifásicos de doble conversión

Concebida con criterios de máxima eficiencia y ahorro energético, la serie SLC Cube3 de Salicru, amplía su rango de potencias, pasando de un rango de 7,5 a 80 kVA a uno de 7,5 a 200 kVA, capaz de dar respuestas a las necesidades cada vez mayores de protección y seguridad de una gran tipología de instalaciones.

Los nuevos SAI trifásicos de tecnología on-line de doble conversión tienen un formato muy compacto, que facilita en gran medida su ubicación y cuenta con más del 60% de materiales reciclables en su composición. Asimismo, para instalaciones muy críticas o con necesidades de crecimiento, los equipos son configurables en sistemas paralelo-redundantes de hasta cuatro unidades sin necesidad de ningún hardware adicional.

La incorporación de la tecnología PWM-tranformerless aporta una mayor fiabilidad y seguridad, adaptándose fácilmente a las cargas más diversas y complicadas, como pueden ser las no lineales (sistemas IT), fuertemente inductivas o capacitivas.

Al mismo tiempo, incorpora como principales ventajas una muy baja distorsión armónica, control mediante DSP de última generación, funcionamiento Eco-Mode, configuración flexible (cualquier combinación de entrada y salida monofásica/trifásica hasta 60 kVA) y un amplio abanico de posibilidades de comunicación, accesorios opcionales para la customización de cada equipo y soluciones en autonomía.

Todas estas prestaciones redundan en el ahorro de energía, evitan que las perturbaciones puedan afectar a las cargas, mejoran la fiabilidad, alargan la vida de las baterías y reducen los costes de instalación, explotación y climatización.

La gran flexibilidad y adaptabilidad de la serie la convierten en la mejor opción de protección y seguridad para un amplio abanico de instalaciones: centros de datos (centros de computación, sistemas centralizados de venta/distribucion, hosting, housing,…), IT-networks (server farms, redes informáticas locales, switches y hubs de red,…), servicios financieros (oficinas bancarias, cajeros automáticos, sistemas de autorización de pago vía tarjetas,…), procesos industriales (sistemas productivos y de control, maquinaria industrial, sistemas de emergencia y alumbrado,…), telecomunicaciones (redes de voz y datos, sistemas de radio y TV, estaciones repetidoras,…) y un gran número de infraestructuras (hospitales, aeropuertos, túneles,…).