Inicio Artículos de fondo Las limitaciones de los enfoques tradicionales

Las limitaciones de los enfoques tradicionales

469
0

Viene de Cinco principios para una planificación eficaz de la capacidad

Las limitaciones de los enfoques tradicionalesComo ya mencionamos en la sección anterior, es importante comprender cómo miden la congestión las diferentes herramientas disponibles, durante qué periodo de tiempo lo hacen y si son capaces de separar el tráfico entrante del saliente. Para evitar las limitaciones de los enfoques tradicionales, la gestión de la capacidad de redes puede realizarse de tres formas distintas. Cada una de ellas tiene sus características:

  • Uso del tráfico total: este enfoque permite visualizar fácilmente todos los enlaces en una única vista, señalar los que tienen más tráfico e incluso seleccionar tendencias periódicas para mostrar el uso mes a mes. No obstante, no ofrece indicación alguna sobre la congestión, excepto en casos extremos.
  • Utilización media: este enfoque es más informativo porque incluye la tendencia de la utilización a largo plazo; no obstante, las medias acumuladas ocultan los picos de gran utilización e incluso los breves periodos de congestión.
  • Picos de utilización: este enfoque muestra los días del mes en los que los enlaces estuvieron ocupados durante al menos un minuto, pero no aporta información sobre el tiempo que estuvieron congestionados. Por ejemplo, puede mostrar que el pico de utilización se produjo el martes por la tarde pero, ¿duró este toda la tarde o tan solo unos minutos?

Para comprender verdaderamente la utilización de red es necesario un alto grado de granularidad. La obtención de este alto nivel de detalle durante un mes o un año requiere, no obstante, el almacenamiento y la visualización de una gran cantidad de datos.

La solución a las limitaciones de los enfoques tradicionales: la medida de la utilización en picos

El uso de la técnica conocida como utilización en picos ofrece un enfoque más efectivo en este sentido. En lugar de utilizar datos porcentuales, es posible mostrar los niveles de congestión del sistema para cada enlace en función de la granularidad durante 1 minuto, independientemente del plazo indicado (día, mes o año) y sin perder fidelidad en la información. Combinado con una representación visual que indica en rojo el uso superior al 80%, el administrador de redes puede ver claramente los enlaces que están experimentando congestión en cualquier momento.

La ventaja de emplear los picos de utilización para medir el rendimiento es que el administrador de redes no debe tomar decisión alguna sobre qué datos conservar y cuáles descartar. En lugar de trabajar con promedios de información o descartar algunos detalles, se conservan todos los datos; así, el equipo de red solo tiene que profundizar para obtener la información necesaria.

A continuación, el administrador de redes puede determinar fácilmente el tiempo durante el cual la congestión de un enlace excede el umbral escogido. Siempre habrá momentos en los que la capacidad de un enlace concreto alcance el 100% o lo supere. No obstante, esto puede deberse únicamente a un ligero aumento del uso y no tendrá un impacto significativo sobre el rendimiento.

Actualmente, con la capacidad bajo demanda, es posible activar un servidor virtual en línea para apoyar los picos de tráfico ocasionales.

Si la red transmite VoIP, los administradores de redes también pueden implementar distintas clases de servicio. La mayoría de las redes utilizan tecnologías QoS (Calidad de Servicio) para proteger y priorizar el tráfico VoIP; para ello, lo señalan a nivel de dispositivo con un marcador de cola (un punto de código de servicios diferenciados o DSCP) y configuran parámetros sobre la forma en que los dispositivos de la red deben tratar dicho tráfico. Por lo general se da prioridad a su transmisión al dispositivo y se establece cierto límite de velocidad para garantizar que las aplicaciones de datos siguen funcionando a los niveles que los usuarios requieren y esperan. Los equipos, por lo general, deberían prestar atención a cualquier interfaz que supere el 80% de utilización durante más del 10% del tiempo, lo que equivale a poco más de medio día en una semana de trabajo normal. Cuando el pico alcanza el 20% del tiempo en el umbral del 80%, es decir, un día laboral completo, es necesario examinar el uso del enlace antes de considerar su actualización. La vista muestra tanto el tráfico entrante como el saliente.

También es posible invertir el orden de los picos de utilización para ver los enlaces que nunca superan el 30% de utilización. En este tipo de enlaces, el administrador de redes puede plantearse la posibilidad de disminuir su capacidad para reducir los costes sin afectar el rendimiento. El dinero ahorrado puede invertirse en la actualización de los enlaces más congestionados.

Siga leyendo en La garantía de uso es vital para la empresa